Detrás del concepto de rich media se encuentra un tipo de publicidad mucho más atractiva que la tradicional online, estática y basada en una imagen. Un banner que se expande por la pantalla del usuario incluye vídeo y responde a las acciones del cursor, es más que un banner en busca del click: es una oportunidad de generar notoriedad de marca.

El formato rich media cumple perfectamente con ese objetivo de una campaña publicitariapor su formato creativo. El usuario no quiere que le molesten pero si el banner le llama la atención porque flota o por su sonido, estará más dispuesto a interactuar y a recordar qué marca le ha hecho pasar un buen rato.

La tecnología HTML5 permite crear banners de gran calidad hasta el punto de convertirse en juegos, consiguiendo el objetivo publicitario. Imagínate jugar a la ruleta de la fortuna en un banner y tuitear lo que has hecho, es posible y muchas otras más opciones: mira este vídeo con ejemplos. Además, tienes otros en la galería de Google.

Los resultados de una campaña de banners rich media pueden llegar a ser el triple que si se usase un formato más tradicional. El motivo es lógico si pensamos en que los usuarios se sorprenden y se enganchan por la creatividad. A diferencia de otro tipo de publicidad en la que se busca la “X” para cerrar, con el rich media se está pendiente de la historia que propone el banner.

Las métricas que ofrece este formato son muy detalladas y siguen el comportamiento del usuario para saber cuánto tiempo le dedica, si lo ve más de una vez o si lo ha hecho con sonido, además claro de en qué momento se consigue el click o cuándo deja de verlo.

Deixa un comentari

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Post comment