planificación y compra de medios en barcelona

Medir es importante para saber qué funciona y qué no merece nuestros recursos. Es básico en publicidad para rentabilizar mejor la inversión. Y determinante para saber qué llama la atención del usuario. Pero la medición es fría, racional, matemática. Mientras que la creatividad, lo que realmente consigue destacar una idea, es algo intangible y emocional. Entonces, ¿es posible medirla para valorar sus resultados? La respuesta es sí y se demuestra que afecta al valor de la marca.

 

La creatividad varía con el tiempo porque se adapta a la sociedad, pero no debe verse influida por la tecnología, ésta es solo una herramienta por mucho que esté en boca de todos con sus constantes actualizaciones. Nosotros nos ayudamos de ella (igual que de los datos) para conocer mejor a los usuarios y darles lo que quieren, pero en BitCom siempre partimos de nuestra creatividad y entonces buscamos la forma de aplicarla a cada proyecto que realizamos.

 

Aunque se suele pensar en la publicidad como la táctica que más se beneficia cuando se habla de creatividad, ésta también se refleja webs, vídeos o catálogos de producto. Los contenidos corporativos pueden ser creativos, incluso en sectores que podrían considerarse difíciles. El reto es mayor pero igual de atrayente para nosotros porque nos obliga a inventar más opciones y no quedarnos con la más evidente.

 

Una pieza sin creatividad no tiene vida, le falta la chispa que la hará especial y diferente a ojos del usuario. La experiencia nos dice que solo así se consiguen los objetivos. Por eso ponemos nuestra imaginación a trabajar en cada propuesta creativa hasta lograr ideas rompedoras que ayuden a destacar los proyectos de nuestros clientes. Al fin y al cabo, eso es lo que busca el usuario: algo que le impacte positivamente, le genere una emoción.

 

Un estudio asegura que mezclando correctamente la publicidad con la creatividad y un toque de disrupción podemos conseguir aumentar el valor de la marca hasta duplicarlo. Así que es no suficiente con tener una empresa que quiera cambiar el mundo o tener un impacto en la sociedad, hace falta que comunique sus ideas de forma creativa para que la percepción que tiene de ella el usuario sea más interesante e innovadora.