El confinamiento mantiene a los consumidores en casa, sin casi posibilidad de ser impactados por publicidad exterior, pero con nuevos hábitos que es muy probable que se mantengan una vez finalice el estado de alarma. Por eso el home-driven marketing es una oportunidad para enfocar mejor los mensajes a la nueva realidad de los usuarios.

 

Según los datos la 3ª oleada del “Barómetro COVID-19 y Marketing”, la superdigitalización de los usuarios afectará al marketing y a los productos y servicios para el hogar. Así, en los próximos 6 meses, el comercio digital y las redes sociales son donde se prevé hacer una mayor inversión. Por su parte, el marketing de influencia será el que más decrezca.

 

En cuanto a las prioridades que plantean los directores de marketing y comunicación encuestados, destaca la optimización de canales para generar tráfico. Este dato tiene aún más sentido al fijarse en que la segunda prioridad es la experiencia del cliente en la omnicanalidad.

 

Además de los hábitos online, el segundo factor que impulsará el home-drive marketing es la regulación que puede afectar a tiendas físicas y locales de ocio. Estos son los que más difícil tendrán la recuperación económica. Sectores como turismo, hostelería e inmobiliarias podrían necesitar un año o más, según las respuestas de los encuestados en el barómetro. En el otro extremo están los que podrían recuperarse en medio año: entretenimiento para el hogar, salud, retail y alimentación, telecomunicación y tecnología son los que más rápidamente volverían a la normalidad.

 

Hay que considerar que los dispositivos tecnológicos del hogar, como asistentes de voz, videoconferencias o realidad virtual o aumentada, están tomando mayor protagonismo y haciendo que la línea entre conexión y desconexión se diluya porque las experiencias son aún mejores una vez superadas las primeras impresiones del estado de alarma.

 

El estudio concluye con otras dos macrotendencias que también contribuirán al home-driven marketing: la concentración de la vida de las ciudades y el individuo como productor de servicios harán que los modelos de negocio evolucionen y así se acelere la oportunidad para las marcas de pensar específicamente en el consumo para el hogar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario