agencia comunicación digital barcelona

Hay varias formas de atraer tráfico desde Google hacia la página web de tu negocio. El posicionamiento orgánico no requiere inversión publicitaria porque es la optimización SEOla que se encarga de situar a tu empresa en la página de resultados. Pero en algunos sectores esa vía ya no es suficiente por si sola: combinándola con la red de display de Google, ganarás muchas más visitas a tu web.

Los anuncios de AdWords hace tiempo que dejaron de ser solo palabras y de aparecer solo en la página de Google. Gracias a su red de display, cualquier anunciante puede programa AdSense. Hay millones de páginas que lo hacen de manera que, si realizamos una buena segmentación, podemos alcanzar al público adecuado. Ganaremos clicks y tráfico de calidad porque estaremos impactando a clientes potenciales.

Además, gracias al retargeting, Google Ads puede acercar el anuncio a los usuarios que aún no han llegado a comprar. Una campaña de este tipo nos da tanto visibilidad como conversiones, con lo que logramos un doble objetivo. La marca saldrá reforzada, siempre que configuremos bien las opciones y no molestemos demasiado al usuario persiguiéndole mientras navega.

Es precisamente porque el usuario prefiere los anuncios visuales que esta opción publicitaria está ganando peso en las estrategias de marketing online de muchas empresas. Los banners pueden ser más persuasivos que tan solo un par de líneas de texto. Además, supone una ventaja anunciarse en una página en la que hay menos anuncios compitiendo por la atención porque cada vez hay más espacio ocupado en la página de resultados de Google.

Cuantas más visitas consigamos, más posibilidades habrá de que la campaña sea rentable. El tráfico es la base de la conversión en muchos negocios y, como en cualquier otra campaña online, la creatividad y el formato influyen directamente en los resultados. Si el banner cumple su función y consigue el click, después necesitaremos una landing page adecuada para lograr la conversión y así ganar la venta.

No hay que olvidar nunca que es en la web donde el usuario compra, por eso es allí donde debemos llevar todo el tráfico posible.