Se trata de vídeos cortos, de aproximadamente 1 minuto, pero que explican mucho en poco tiempo. Son animaciones dinámicas que mantienen despierta a la audiencia y la involucran activamente. Nadie se aburre porque hay una música de fondo que mantiene el ritmo ágil, además del texto en pantalla y la locución en off. Todo para explicar conceptos fáciles o complejos de la manera más eficiente.

Los vídeos hechos con Motion Graphics ofrecen muchas posibilidades. Se pueden usar para contar todo tipo de historias: vídeos corporativos que cuentan la trayectoria de una empresa o educativos para explicar la evolución de un concepto, también presentaciones animadas para charlas públicas y que la audiencia se lleve una buena impresión, pero también formaciones internas para empleados.

El guión y el diseño de escenas son claves para condensar la información en los 40 o 60 segundos que dura el vídeo. En la propuesta gráfica y la animación hay que tener presentes las últimas tendencias, como el flat design. Esta es una técnica de animación que se caracteriza por evitar la sensación de 3D, es decir, utiliza imágenes planas, sin sombras. Esto hace que se puedan crear fácilmente escenarios para cualquier idea. Son imaginarios porque reducen los elementos a la mínima expresión, pero, aunque no sean reales, cualquiera puede proyectar sus deseos precisamente porque son muy sencillos visualmente.

A la hora de diseñar los vídeos, pueden utilizarse elementos prediseñados para animar la historia, lo que puede limitar algunas escenas, o bien personalizarlos para crear una historia mucho más adecuada a las necesidades narrativas. Así se puede contar cualquier cosa que necesites explicar a tu audiencia, como “Lucas era un niño especial”

En BitCom hemos diseñado Motion Graphics para clientes de varios sectores, es una técnica que se adapta a cualquier temática por lo que merece la pena tenerla en cuenta en una estrategia de marketing.