Ya lo comentamos al hablar de las tendencias que se han confirmado para 2017: el contenido está más presente que nunca en las estrategias de marketing. Cada pieza que publicamos sirve para acercarnos a los usuarios y mostrar nuestra marca tal y como es. ¿No es ése uno de los objetivos del marketing?

 

Un buen contenido implica una inversión pero es mínima si la comparamos con la publicidad rich media. Quizá por eso los contenidos viven su mejor momento: los usuarios los demandan y las empresas se los dan. Han cobrado mucha importancia y se han convertido en imprescindibles para poder sacar adelante una estrategia de marketing que consiga atraer usuarios, cerrar la venta y después fidelizarlos. Cualquier estrategia de marketing depende de los contenidos, por ejemplo:

 

  • Las redes sociales son las mayores beneficiadas, con múltiples formatos y canales para distribuirlos. Sin contenido, ¿de qué hablaríamos con los seguidores?

 

  • Un buen emailing no solo tiene una plantilla adaptativa, también envía el contenido ideal que cada suscriptor quiere recibir de la empresa. Sin eso, ¿cómo conseguiríamos que se quedase el tiempo suficiente como para conocernos y querer comprarnos?

 

  • En un evento hay mucho contenido en directo, pero también pueden crearse muchas piezas después. Sin esos contenidos, ¿por qué alguien que no ha ido se va a arrepentir de habérselo perdido y se querría apuntar el primero al siguiente?

 

Pero el usuario no quiere cualquier tipo de contenido, ha de ser de valor o, en otras palabras: las empresas hemos de utilizar el marketing de contenidos para conseguir que el cliente potencial nos preste atención. La clave es conocer bien a quién nos dirigimos y así definir una buyer persona que sea el centro de la estrategia de marketing.

 

El contenido comercial sigue siendo importante para la empresa, pero no lo es tanto para el usuario. Por eso se ha de mezclar con marketing de contenidos, para demostrarle que queremos ayudarle en lugar de estar siempre creando piezas promocionales para venderle nuestros productos o servicios. No hace falta insistirle constantemente, si no seguir a su lado mientras le damos contenidos de valor en diferentes canales.

 

Cada estrategia de marketing es diferente, pero todas tienen en común que necesitan contenidos que den respuesta a las necesidades de los usuarios.

 

Por eso, desde Bitcom te recomendamos utilizar este tipo de estrategias y tener en cuenta los soportes a los que te diriges (blogs corporativos, videos, podcats…). Contar historias no es solo una idea de niños, tú también puedes invertir en un buen contenido.