SIN OBJETIVOS CLAROS, NO HAY ESTRATEGIA DE MARKETING

Un buen contenido implica una inversión, pero es mínima si la comparamos con la publicidad rich media (anuncios display con fotos, videos). Quizá por eso los contenidos viven su mejor momento: los usuarios los demandan y las empresas se los dan. Han cobrado mucha importancia y se han convertido en imprescindibles para poder sacar adelante una estrategia de marketing que consiga atraer usuarios, cerrar la venta y después fidelizarlo.