Cuando hablamos de marketing, es más fácil imaginarnos alguna acción enfocada a ventas que a la atención del cliente. Pero con el marketing de contenidos es posible lograr ambos objetivos porque ofrece piezas de contenido que sirven de una ayuda a tus clientes a la vez que atraen la atención de los que aún no lo son.

Si el usuario está buscando resolver un problema, los contenidos comerciales pueden ahuyentarle: no creas que son los únicos que puedes publicar para ofrecerle una solución. Limitarte a hablar de tus méritos es una manera de alejarle porque no demostrarás que conoces su situación y necesidades. En cambio, con el marketing de contenidos te acercarás a él de una manera más indirecta y valorará tu respuesta positivamente porque no la verá enfocada a renovar la venta.

Hay muchas piezas que puedes crear para lograr esta conexión con tus clientes de manera que cuides tu relación con ellos y no sientan que les tienes olvidados. Pueden ser vídeos, guías, artículos, infografías… Cualquier formato es adecuado cuando se trata de ayudarles a que sean más eficientes, sea en su tiempo libre o en su profesión.

Algunas ideas para dar soporte a tus clientes: apórtales consejos para hacer un mejor uso de tu producto o alternativas para sacarle mayor rendimiento; dales soluciones a los problemas cotidianos que puedan resolver con él para que no quieran dejar de usarlo; también puedes dar respuesta a las dudas que tengan sobre el servicio que te han contratado o explicarles los motivos por los que no se pueden arrepentir de haberlo hecho.

La atención al cliente es necesaria en todo tipo de negocios, tanto productos como servicios, igualmente enfocados a otras empresas o a consumidor final. Y el marketing de contenidos sirve a todos ellos porque ayuda a los usuarios disfrutar más de su día a día con el producto o servicio. Esto afecta a su satisfacción y, por tanto, a las posibilidades de que te recomienden a sus contactos.

Además, utilizando el marketing de contenidos consigues tanto fidelizar a tus clientes como atraer la atención de nuevos que encuentran opciones que hasta entonces desconocían. Así que es una estrategia muy eficaz que puedes incluir con confianza en tus planes de marketing porque resulta rentable a medio y largo plazo.