Entre los diferentes tipos de publicidad online, el más clásico es el display: el banner lleva años buscando nuestro click desde cabeceras de medios digitales y después en barras laterales de blogs. Es un formato que ha evolucionado mucho en cuanto a contenido. Ya no solo se puede utilizar una imagen con una mínima animación, también es posible anunciarse con un vídeo interactivo que siga los movimientos del usuario.

Para los que no quieran que su campaña publicitaria sea tan agresiva visualmente, nuestra recomendación es la publicidad nativa. Este formato se integra dentro del contenido del canal donde se publica de manera que parece un texto editorial y no publicidad, aunque sí debería estar indicada como tal. Es una respuesta al cansancio de los usuarios al display y a otros formatos publicitarios.

Sin ir más lejos, las redes sociales empezaron siendo un canal muy personal pero poco a poco las empresas se han abierto paso y los social ads están presentes en todas ellas: Facebook, Instagram, Twitter, LinkedIn… insertar contenido patrocinado en redes sociales resulta muy fácil y con presupuestos bajos pero anuncios creativos y bien configurados se puede llegar a ganar mucha visibilidad entre el público que nos interesa.

Aunque en algunos sectores las redes sociales tengan mucho protagonismo, el email marketing es un formato publicitario que funciona muy bien. En tiendas online, por ejemplo, cumple con creces la función de vender porque permite enviar información comercial de manera muy segmentada según los intereses o compras realizadas previamente. Esto hace que los resultados sean muy positivos, también en campañas de fidelización.

Otro formato que también puede resultar exitoso es el retargeting. Consiste en aprovechar banners y social ads para volver mostrar la creatividad de una página que ha mirado el usuario ya que se le recuerda visualmente el producto que ha visto pero no ha comprado. Es especialmente útil en tiendas online para animar a la compra, quizá incluso con algún incentivo como un pequeño descuento.

En cualquier sector, los anuncios en Google o campañas CPC consiguen posicionar a una empresa en lo más alto del buscador. Se pueden personalizar tanto que se consigue destacar el anuncio casi para cada búsqueda que puedan hacer los usuarios. Así se consiguen más clicks y, por tanto, más posibilidades de conversión en la página de destino.

Aunque los diferentes formatos que hemos visto ya los incluyen, también hay que tener en cuenta que el móvil va ganando peso también publicitariamente hablando y los mobile ads también son un formato cada vez más potente, por ejemplo, para insertar un anuncio en la app.

Siguiendo con las tendencias actuales, el vídeo online es también un formato que no se puede despreciar. Nos referimos tanto a YouTube como las Historias de Instagram o vídeos de Facebook, cualquier tipo de vídeo que nos ayude a explicar visualmente una idea o producto. El consumo de este formato va en aumento por lo que podemos aprovecharlo y así ganar en visibilidad para nuestra empresa.

Como ves, hay muchas opciones publicitarias. Una campaña integrada saca beneficio de cada formato para conseguir el objetivo estratégico que se haya definido.