Los éxitos hay que celebrarlos, los de cualquiera. Solemos dar más importancia al propio porque sabemos lo que hemos invertido en conseguirlo. Pero en un caso de éxito de tu empresa también tus clientes tienen motivos de celebración porque ellos igualmente han logrado sus objetivos. Esta herramienta de ventas se puede considerar una oportunidad para lograr su satisfacción cuando mejora tu relación con ellos.

Un caso de éxito es una explicación de lo que has hecho para ayudar a tu cliente a conseguir lo que quería cuando compró tus productos o te contrató. Puedes darle el formato que quieras, como texto o vídeo, para contar cómo lo lograste pero ten en cuenta que el éxito también es de tu cliente así que has de compartir el protagonismo con él. No hables solo de ti, deja constancia de lo que ha obtenido gracias a tu participación pero desde su punto de vista.

Un testimonial es alguna frase destacada en la que un cliente con nombre y apellidos agradece a un proveedor su ayuda. Puede ser una declaración sacada de un caso de éxito o estar escrita expresamente para publicarse en la web. El objetivo es el mismo: dar voz a tu cliente y ponerle cara porque suelen ir acompañados de alguna imagen en primera persona. Esto tiene un doble propósito:

  • Para él: se sentirá importante apareciendo de manera destacada en tu web o canales sociales. Esto reafirmará su convencimiento de que ha hecho una buena elección y te recomendará aún más de lo que ya estaba haciendo.
  • Para ti: también es doble, por un lado aumentar la satisfacción del cliente por lo que acabamos de comentar y, por el otro, llamar la atención a nuevos clientes que se sientan identificados con el problema que has solucionado.

Si tienes una relación fluida con tus clientes podrás identificar sus éxitos fácilmente. Cuando hayas pactado con ellos cómo mostrarlos, crea un caso o testimonial con el que estén cómodos. Entonces, compártelos en todos tus canales, igual que seguramente harán tus clientes ayudándote a llegar al máximo posible de audiencia. No escondas el éxito de tus clientes porque estarías ocultando el tuyo propio.