planificación y compra de medios en barcelona

La transformación digital es la base para afrontar los cambios en redes sociales en los próximos años. Afecta a toda la empresa y la ayuda a mejorar, por ejemplo, en la toma de decisiones gracias al uso de la tecnología. Centrándonos en el marketing en redes sociales, también contribuye a elegir mejor las acciones a desarrollar porque se dispone de más datos para valorarlas.

 

Precisamente la consecución y el uso de datos es lo que diferencia a una empresa digital de una que aún no lo es. La estrategia en redes sociales no ha de orientarse únicamente a comunicar quiénes somos y qué hacemos, también a conocer a nuestros clientes. Obteniendo información sobre ellos e incorporándola a la empresa podremos mejorar la experiencia del cliente y desarrollar productos más competitivos.

 

Las empresas que ya han empezado la transformación digital, han detectado otra tendencia relacionada a tener en cuenta: el usuario prefiere la calidad de los mensajes y no tanto la cantidad. El bienestar social es una preocupación que va aumentando. Cada vez más tomamos consciencia del tiempo que pasamos conectados, por eso las empresas deben centrarse en comunicar los mensajes relevantes para el usuario. Si no lo hacen, acabarán perdiendo su atención. Dos claves para evitarlo son el influencer marketing y el contenido generado por el usuario.

 

Las recomendaciones de personas influyentes en las redes sociales tienen mucho peso en la toma de decisiones de su comunidad de seguidores. La tendencia en este caso también es centrarse en la calidad olvidando un poco la cantidad: mejor influenciadores especializados con pocos seguidores que los que presumen de un gran volumen pero consiguen pocos resultados.

 

Además, las personas siempre hemos confiado en lo que dice nuestro entorno, especialmente las franjas de edad más jóvenes. Por eso, conseguir contenido generado por el usuario es una estrategia en alza en redes sociales. Además, transmite mejor y más directamente la experiencia que consigue el cliente al hacerlo en primera persona.

 

Estas 4 tendencias han ido arrancando poco a poco y van camino de convertirse en lo habitual en nuestro día a día en las redes sociales. Ahora que pronto terminará el 2019, merece la pena reflexionar cómo afectarán a los próximos años para empezar ya a optimizar las estrategias.