El aumento de la inversión en la compra automatizada de publicidad (o publicidad programática) demuestra que es la forma más eficiente de comprar espacios publicitarios. Los anunciantes confían en los resultados y sus aplicaciones siguen ampliándose así que las previsiones indican que seguirá creciendo en los próximos años.

 

La publicidad programática automatiza las pujas para conseguir que el anuncio sea visto por la persona adecuada. La posibilidad de personalizar varias piezas de manera que se muestre la creada específicamente para el público objetivo hace que la campaña sea mucho más eficiente. De esta manera, cada usuario ve el anuncio que está deseando ver y no otro de bajo interés para él.

 

Uno de los formatos con más futuro en la publicidad programática es el vídeo. Partiendo de la base de que la tecnología hace posible que pueda verse con rapidez en cualquier dispositivo, el vídeo programático está cada vez más presente en las campañas televisivas, especialmente en los servicios over-the-top (OTT) como pueden ser Netflix, Amazon Prime Video o HBO.

 

Uno de los principales motivos es que se simplifica la medición del rendimiento. La tendencia es a complementar las métricas de la televisión tradicional con las digitales y así poder saber con detalle cuánto ha costado la visión de un spot. Medir es obligado cuando se están probando nuevas fórmulas publicitarias que aún no están muy explotadas.

 

Hay que considerar también que la publicidad programática tiene mucho margen para crecer fuera del entorno online. La información del usuario que se utiliza para pujar por los espacios adecuados se basa en sus datos demográficos, ubicación, dispositivo, historial de navegación… Todo recabado online.

 

Pero la publicidad fuera del hogar (Out Of Home u OOH), es decir, la exterior como vallas, medios de transporte o festivales, también puede complementarse con la programática y vídeo online. Cuando la tecnología permita combinar los datos, podremos crear campañas mucho más integradas y personalizadas para que el usuario tenga una mejor experiencia en relación a las marcas que se anuncian.

 

Todo esto viene a confirmar la tendencia que llevamos viendo últimamente: la publicidad programática no se detiene en experimentar con nuevos formatos porque se ha demostrado que funciona y obtiene resultados, por eso es la favorita de muchos de nuestros clientes.